Kubbe Crudo

5-junio de 2017 por Fran Díaz

Mi familia paterna tiene raíces palestinas, y por ende la comida árabe es algo que siempre ha estado presente. Los rellenitos, el marmaon, el arroz árabe y el maqluba, son recetas que recuerdo con mucha ternura. El Kubbe no es la excepción; desde muy chica que me encanta este plato de carne cruda- y debe ser la razón principal de por qué amo tanto el Crudo a la chilena.

Existen otras formas de preparar kubbe, por ejemplo frito o al horno, pero a mí el que más me gusta es este. Y es por eso que les dejo esta receta, con un cariño especial ya que es de mi abuela.

Ingredientes:

  • 1 Kilo de posta rosada molida.
  • 3/4 de taza de burgol.
  • Nuez moscada.
  • Pimienta.
  • 2 puñados de Perejil picado pequeño.
  • 2 Cebollín picado pequeño.
  • Sal, Aceite de oliva.
  • Jugo de limón.

Lo primero que haremos es poner a remojar el burgol en agua tibia, por al menos 1 hora. Es importante que el agua no esté hirviendo, y que cubra bien los granos, ya que aumentará su volumen. Una vez pasado ese tiempo, comenzaremos con el resto de los ingredientes.

Tomamos la carne molida y aliñamos con nuez moscada, pimienta y un poco de sal – El resto de la sal se la pondremos al aderezar al final. Incorporar el perejil, y amasar, de modo que se distribuyan las especias de forma pareja, y luego estirar en una fuente. Con la mano, hacer unos agujeros, y empezar a posar el burgol dentro de ellos. A continuación, amasar nuevamente para integrar y que se mezcle completamente con la carne.

Una vez que tenemos una masa compacta y los ingredientes están distribuidos de forma pareja, procederemos a armar las bolitas. Deben ser del tamaño de una pelota de pin pon, y las haremos de la siguiente forma: Sacar un poco de carne y apretarla bastante en la mano -para que se pegue bien. Luego formar la bolita, y ponerla en una fuente – donde se va a servir -, intentando que las bolas no se toquen unas con otras. Repetimos hasta terminar con la carne.

Finalmente, aliñamos con aceite de oliva, limón, sal y más pimienta. Ponemos el cebollín encima, y estamos listos para ir a la mesa.

Es un plato contundente que puede servir como entrada, fondo o inclusive para picoteos. No tiene mucha ciencia, pero es importante aliñar bien la carne. ¡Quedarán como reyes!
¿Te gustó esta receta? No olvides seguirme en Instagram y Facebook ;).

Últimos Post

Dejar un comentario